Sin límites

Era domingo sin ganas de nada y sin dinero en el bolsillo, pues las últimas visitas al cine me habían dejado con un buen agujero en mis arcas y por ello elegí pasar mis últimos momentos del fin de semana disfrutando de una peli tirado en el sofá. Invité a [email protected] [email protected], que me proporcionaron algo de beber y de comer y nos dispusimos a ver una peli de acción, un thriller paranoico y acelerado (al menos eso era lo que parecía en el trailer).

Pero no, no, no y no. La peli empieza curiosa con un tio guarrete, «dejao», escritor, que ha de cuidar de su vida, su pareja y escribir un libro, pero no encuentra el camino para ninguna de esas cosas. Así que la cosa  para él no pinta bien, los plazos se agotan, la novia le aprieta y en sus manos por suerte cae la solución: una pastilla de aspecto cuanto menos llamativo y con la cual, algunas de sus habilidades, parece que pueden crecer. Como haría cualquier hijo de vecino se la tomó (vamos lo normal, un tío por la calle te da una pirula transparente y tú ale a probarla, pues al fin y al cabo qué puedes perder).

Ya puestos lo acompañamos con una botellita de Bourbon y matamos 10.000.000 de neuronas del tirón. Pero fíjate por donde al tío le gusta, parece que ha funcionado y las cosas mejoran, ahora a superar el mono, o mejor… Ahí empieza la película.

No sé qué me pasa que últimamente siempre ando "tirao"

El actor principal es Bradley Cooper conocido por películas como Resacón en las Vegas, A-Team, Resacón 2 e Historias de San Valentín, por lo que tras él, una estela de películas aconsejables nos brindaba muchísimas opciones de que esta vez también hubiera elegido un buen guión, máxime sabiendo además que es productor ejecutivo del film. Pero me equivoqué, metí la pata… Ni siquiera el hecho de que el señor Robert De Niro acompañe a Cooper en el largometraje hace que cambie mi opinión. Debo reseñar la aparición de una casi desconocida para el público general como es Abbie Cornish, conocida por su papel en Sucker Punch y que parece que será la próxima Lois Lane.

Esto sí que es más nuestro rollo

Y es que hay muchísimas películas de las que sales sin saber qué ha pasado realmente, películas en las que durante la trama las cosas se lían y relían, incluso películas que nada más empezar ya son un lío (Memento). Pero al final el resultado es que te ha gustado, te has divertido o te ha hecho pensar. En ésta eso no pasa, pues las situaciones enrevesadas se ven claramente por dónde van a tirar y al final dejan cosas a medias.

El caso es que ahí estábamos todo el grupo por momentos enganchados, por momentos levantándonos al baño, abriendo otra cerveza o pensando qué podríamos cenar (vamos que el hilo se desvanecía por momentos y eso dejaba claro que la peli no nos estaba gustando demasiado).

Opino que la película tuvo demasiados altibajos, no es constante y mucho menos va mejorando, y aunque es verdad que a veces es entretenida, es una de las películas que han pasado por mi videoteca y ya ha desaparecido deseándola una muerte digna pero no con honores.

Como última opinión, una apreciación que quizás sea sólo cosa mía, pero que a nuestras lectoras quizás también les haya llamado la atención. Me refiero a la posición en la que dejan a las mujeres en esta peli, a mi parecer un pelín busconas y aprovechadillas, pero eso ya lo veréis.

Un abrazo a [email protected]

Por cierto, al final cenamos pizza y todo el mundo a dormir, que la semana no daba para más.

Deja un comentario