Puta Madre

Hay veces en las que uno llega a la tienda y entre las novedades del mes se topa con cosas de las que no tenía el más mínimo conocimiento de su existencia, pero un rápido vistazo te llama la atención y decides dejarte ahí 28 eurazos casi sin despeinarte simplemente por el mero hecho de que tiene buena pinta. Pues esto es lo que me ha sucedido a mí con esta bonita novedad titulada Puta Madre publicada por Dibbuks muy recientemente, una editorial de la que hoy os voy a confesar que (junto con Astiberri) soy cada vez más fan, no solo por algunas de las obras que publican, sino también por la calidad y el mimo con las que cuidan sus ediciones.

Lo primero que diremos sobre la obra en cuestión es que se trata de un spin-off de la serie Mutafukaz, un cómic que no se ha publicado en nuestro país y que por lo que he podido indagar, se trata de una especie de Shonen a la francesa que hará las delicias de todos aquellos amantes del GTA y de las barrabasadas varias. Su guionista RUN, es un autor que ha hecho algunos pinitos en Doggy bags (también publicada en estos lares por Dibbuks), una obra que todo el que la haya leído es sabedor de que las historias que en ella se recogen rezuman macarrismo y violencia por los cuatro costados y a raudales.

Hatred: Violencia gratuita

HatredTengo que reconocer que no miro mucho últimamente las noticias de videojuegos debido a mis quehaceres y mi reciente (aunque le queda poco ya) exilio al país del sirope de arce. Pero entre toda la morralla que leo llevo un par de días que no hago más que leer referencias a un juego llamado Hatred, en el cual, controlamos a un puto tío pirao harto de la vida que decide armarse hasta los dientes y desatar su armagedón personal, llevándose por delante a todo hijo de vecino que tenga la desgracia de encontrarse en su camino.

Anarchy: La noche de las bestias

purge_logoSí bueno, para noche de las bestias los pifostios que montamos los redactores de este blog cada vez que nos ponemos piripis y empezamos ahí a quemar papeleras a lo bonzo, destrozar cabinas de teléfono o patear cubos de basura. Pero todas estas burradas son mariconadas dignas de colegialas o de los putos niños cantores de Viena comparado con cómo se las gastan «los bestias» de este film durante esa noche al año en la que prima la anarquía sin miramientos.

Me imagino que los más frikazos del lugar recordaréis que hace un par de añitos hizo grandes estragos en la cartelera un más que discreto film que rodado con un presupuesto de 3 millones de dólares logró recaudar casi 90 millonazos. Como es de suponer, una cinta que tiene tal exitazo es normal que tenga una secuela para ver si ese tremendo pelotazo vuelve a repetirse y debido a ello ya tenemos desde hace unos días en las salas de nuestro país este film, en el que asistiremos a otra de esas purgas bestiales en las cuales durante una noche al año todo está permitido a la hora de hacer gala de la violencia más exacerbada…